Culpabilidad sexual en niños y adolescentes. La culpabilidad en las víctimas y los autores de los abusos, y en las prácticas sexuales "normales". Descripción, toma a cargo e ilustraciones clínicas.

&I. La naturaleza de la culpabilidad.

En este artículo, hablo de la culpabilidad subjetivamente experimentada, y no de la designación social de un supuesto culpable, responsable de haber realizado un acto objetivamente malo, o simplemente de haber transgredido una norma[1].

I. A partir de los 5 o 6 años, el centro de la experiencia de culpabilidad es una realidad interior, que se piensa y se vive: un pesado remordimiento; la certeza o casi certeza (duda profunda) de haber hecho algo malo, y por tanto de ser malo, y el arrepentimiento de haberlo hecho; con un peso que pesa sobre el pecho, un malestar difuso, un torrente de tristeza.

Este remordimiento va acompañado casi inevitablemente de:    

- Ideas y afectos ansiosos: ser castigado, ser abandonado por los seres queridos; ser puesto en la picota públicamente (después del pecado original, Adán y Eva se dieron cuenta de que estaban desnudos, y por tanto, posibles objetos de burla, y por tanto, tan vulnerables).      

- Pérdida de autoestima: "He hecho algo malo... soy malo, perverso... No tengo consistencia para resistir la tentación, no tengo valor... todo el mundo lo sabrá... seré castigado... ya no seré amado... estaré solo, abandonado...". 

- Y, en consecuencia, una experiencia depresiva más o menos fuerte, hasta la desesperación.

De forma más inconstante, existe también una experiencia de vergüenza: la impresión de haber sido sucio, repugnante, ridículo y, por tanto, susceptible de ser objeto de desprecio y burla por parte de los demás.

Antes de los 4, 5, el niño pequeño puede tener ya la presciencia de que ha cometido una falta, pero el pensamiento personal no está todavía muy elaborado, la experiencia que sigue es todavía bastante confusa, centrada en afectos de ansiedad a veces muy fuertes, y más relacionada con la presencia externa de una figura de autoridad que presencie la llamada exacción. Si el adulto no está presente, durante algún tiempo prevalecen ideas como  "No estabas allí para probarlo, así que no fui yo".

II. La experiencia de culpa se expresa en dificultades para conciliar el sueño (el "sueño de los justos" ha desaparecido) y en pesadillas. También está en el origen de un comportamiento sombrío, en el que la alegría de vivir y la creatividad están embotadas; también hay signos de ansiedad y de evitación de los demás, especialmente de las figuras de autoridad, (ya la mirada es esquiva). A veces, el joven[2] afectado se inflige voluntariamente uno o varios castigos. Más a menudo, los busca inconscientemente: son unos fracasos, el negativismo, e incluso la compulsión a reincidir, para demostrarse a sí mismo que es malo.

III. La idea de lo que es una verdadera falta evoluciona con el tiempo y no con la misma maduración en todos. Sólo en la segunda adolescencia una parte de los humanos se remite únicamente a su conciencia moral para definir una falta (o acto malo, o violencia) como una destrucción gratuita e intencionada de uno mismo, del otro o de sus bienes legítimos e incluso de todos los seres vivos.

Antes, cuanto más joven es el niño, más tiende a pensar que:

- La culpa es el resultado: si rompió un jarrón sin querer, ¡está mal! Hay que señalar que este remanente de pensamiento infantil reaparece de vez en cuando, incluso en los adultos: si un automovilista que conduce correctamente mata accidentalmente a un peatón descuidado, no sólo se siente triste -lo cual es comprensible- sino que a menudo también se siente culpable, y se angustia ante la idea de un castigo que no merece.     

- La falta es lo que papá y mamá (y otras autoridades morales que el niño respeta) dicen que es una falta: la moral aquí es heterogénea, convencional. Ahora bien, sabemos que mamá y papá exageran, es decir, que no sólo indican faltas reales en referencia a su propia conciencia moral. También imponen mil reglas de conveniencia personal, familiar o de grupo, y a menudo califican de falta, ni más ni menos, la transgresión de estas reglas.      

Y así, cuanto más joven es el niño, más a menudo considera como verdaderas faltas no sólo actos que lo son, a nuestros ojos de adultos también, sino también numerosas transgresiones del orden familiar (y social cercano). Por ello, la tarea de eliminar "profundamente" la culpa del niño puede ser delicada, porque a veces podría llevarle a dudar de la validez de las instrucciones de los padres (por ejemplo, en relación con un juego sexual banal).

IV. La experiencia de culpabilidad no siempre es la consecuencia de una falta o supuesta falta reciente, incluso cuando parece ser la fuente consciente central: Esta causalidad lineal exclusiva es poco frecuente. Constituyen una caja de resonancia:

- El recuerdo de otras faltas, similares o no, que el joven aún no se ha perdonado

El hecho de que, mucho tiempo después, el joven esté a punto de cometer o haya cometido una transgresión o una falta que evoca la cometida durante la infancia. Entonces, esto resurge, con la culpa asociada. Esto es lo que los psicoanalistas llaman "memoria de pantalla". Leerán una ilustración de esto fenómeno en el anexo I: La culpa reactualizada.       

- La actitud habitual de los padres. Se puede dividir en un gradiente:

En un polo, a menudo se muestran descalificadores, se apresuran a culpar al joven y, aunque ignoren la falta actual, las huellas introyectadas de sus condenas anteriores se reactualizan en el psiquismo del joven, como el agua que se filtra en las grietas de un dique (la capacidad de represión del joven) aquí demasiado friable

En el otro extremo del espectro, la actitud de los padres es en sí misma psicopática o infantilizante, y distrae al joven de la idea de sentirse culpable: "No nos importa... No se ha visto, no se ha tomado... No lo has hecho a propósito, querida".

En el centro, los padres reconocen la existencia de faltas y transgresiones reales, culpando al joven por ellas, pero también ayudándole a experimentar desde dentro que la relación entre el bien y el mal es universal, que siempre se puede perdonar y mejorar. Además, son capaces de reconocer los recursos positivos del joven.      

- La relación previa usual con la víctima.

Por ejemplo, una hermana mayor tiene una rivalidad constante con su hermano menor y trata de contenerse para no atacarlo con demasiada frecuencia. Ella puede sentirse inmensamente culpable por haberle dañado "para siempre" por un breve juego sexual consentido.

Incluso vemos a los niños, especialmente a los más pequeños, consumidos por la ansiedad y la culpa porque su hermano o hermana rival ha tenido un accidente grave. Esto se debe a que ocasionalmente tenían pensamientos de muerte hacia la víctima del accidente y tienen miedo imaginario de los efectos del pensamiento mágico.

V. El surgimiento de la culpa suele producirse rápidamente después de la falta o la transgresión. A menudo, pero no siempre.

- Algunos jóvenes sufren un trastorno de la personalidad que les hace escapar radicalmente de cualquier culpa. Los describí en el libro "La destructividad en el niño y el adolescente (Barcelona: Herder 2004): jóvenes con una personalidad psicopática, delincuente o perversa. Esto existe también si hay un retraso mental grave o un delirio psicótico completo en el origen del comportamiento destructivo.

- Otros consiguen reprimir sus experiencias de culpa y justificar lo que han hecho (por ejemplo, actos de odio vengativo producido por los no queridos en la familia o la sociedad).

- Otros son muy inmaduros, en pleno impulso puberal y muy centrados en sí mismos en el momento en que se entregan a un acto malo (por ejemplo, en plena pubertad, abusar sexualmente de una hermana menor).

Poco a poco, a medida que maduran, a medida que se socializan, posiblemente con la ayuda de un profesional, toman conciencia del sufrimiento de la víctima y de lo inaceptable de su omnipotencia: la culpa puede aparecer después del hecho, a veces años después.

ILL. Ethan había abusado de su hermana Julia (9 años) a los 13 años durante 2, 3 meses hasta que le pillaron.        

Años después, me cuenta que fue alrededor de los 16 años cuando realmente se arrepintió de haber hecho daño a su hermana y que ese pensamiento le viene con bastante frecuencia. (Véase el estudio de caso Ethan y Lisa, en el artículo: Activités sexuelles dans les fratries de mineurs : I. Synthèse  Actividades sexuales en hermanos menores de edad: I. Resumen). Un extracto del mismo se encuentra en el Anexo II.        

& II. Una gran variedad de actividades sexuales son fuentes de culpabilidad

Me centraré principalmente en aquellos en los que el joven no es un practicante solitario.       

I. Abuso deliberado por parte del joven.

  1. La culpa, por desgracia, no siempre está presente: Acabo de referirme a esos jóvenes cuya personalidad es establemente asocial o antisocial, y que sólo piensan en la búsqueda de placer o en la dominación a cualquier precio.

Para otros, es diferente: el abuso es tanto más una fuente de culpa porque el joven suele ser sociable, lúcido y tiene una conciencia moral "normal". Pero incluso él puede pasar por una mala racha.

De todos estos jóvenes hablé en el artículo "«  Ados auteurs d'abus ou de pseudo-abus» (Adolescentes que abusan o seudoabusan)".  

 En algunos casos, la mala racha se limita a un deslizamiento y la culpabilidad rápida es estructuralmente parte de la dinámica de la misma. [Artículo:  Dérapages sexuels d'adolescents (deslizamientos sexuales de adolescentes)] Encontrarán una ilustración clínica en el Anexo III.     

  1. También vemos la aparición ligeramente retardada del sentimiento de culpa en muchos jóvenes que se han dejado arrastrar por el arrebato de un pequeño grupo, en la vida real o a través del mundo digital. Entre otras cosas, si se les descubre después y si la comunidad de adultos les llama la atención sobre lo inaceptable de su participación.
  2. II. La experiencia de culpa después de una actividad sexual sana, “natural”

Incluso si tiene lugar en un grupo de edad homogéneo, con el consentimiento mutuo, el simple juego sexual, que es perfectamente "normal" en el contexto del desarrollo, puede sin embargo ser una fuente de culpabilidad indebida. Esta experiencia es bastante común.

A menudo se lo ha atribuido a los restos de una educación llamada "judeocristiana". Y es cierto que, durante buena parte del siglo pasado, los padres y los educadores estigmatizaron todas las actividades sexuales de los niños y los adolescentes... o no hablaron de ellas para nada, convirtiendo así la sexualidad en un misterio cuyo velo no se podía levantar.  Aún hoy, en muchas familias, sigue existiendo una brecha entre la información sexual, a veces un poco militante ("el sexo es divertido y bueno para la salud") y la reacción adulta, permaneciendo a menudo irritada, a la actividad sexual precoz, especialmente en el caso de más de un hijo[3].

Pero esta ambivalencia siempre contemporánea vivida por numerosos adultos no lo explica todo. Para muchos niños, sobre todo los más pequeños, la entrada en el campo de la sexualidad, por muy deseada que sea, es en sí misma angustiosa e inductora de culpa.


 

Una bella imagen simbólica es mejor que un largo discurso. Ilustrado por Tome y Janry, el pequeño Spirou es un "modelo" de desarrollo suave y alegremente atrevido. En este dibujo de portada, la ambivalencia está bellamente simbolizada, ya que los dos chicos son, por supuesto, uno y el mismo.

 Tocarán y "toquetearán" partes del cuerpo, normalmente ocultas, de las que los mayores y los adultos hablan con misteriosa excitación. Entrarán en un reino lleno de imprevisibilidad y de lo desconocido: la diferenciación de los cuerpos, un misterioso placer especial, la creación de la vida, la alusión a tantos gestos técnicos cogidos al vuelo en las conversaciones de los mayores... Con, como bonus, los padres o los mayores diciendo una y otra vez: "Eres demasiado pequeño para".

 Y así, el "pequeño" que va de todos modos delante, desempeña el papel del príncipe león Simba fascinado por el último cuadrado negro del reino de Mufassa (película El Rey León, R. Allers, 1994). O es Eva que empuja a Adán a morder la manzana prohibida del conocimiento. O Prometeo que quiere robar el fuego de los dioses. ¡Y conocemos los horribles castigos de todos estos audaces pioneros!       

Y así, si un joven ya predispuesto a la ansiedad, la introspección y el abundante autocuestionamiento se permite la experimentación sexual, sobre todo en compañía, y si le coge un poco de gusto, las oscuras nubes de la culpa vienen rápidamente a empañar su momento de curiosidad o de placer.       

Esto ya ocurre con la masturbación, el voyerismo y los juegos sexuales mundanos.

Es aún más preocupante si la actividad es marginal, más claramente transgresora.

ILL. Alrededor de los catorce años, Pedro me pidió dos citas de urgencia en seis meses, por correo electrónico. Pedro, un joven bien educado, un poco demasiado serio, un poco tenso, que tiene dificultades para encontrar su lugar como cadete respetado y que sufre desde hace tiempo una misteriosa enuresis. Las dos veces, es porque se fue brevemente a revolcarse en el barro y ya no se reconoce. ¿No se ha convertido uno en un alma permanentemente perdida cuando va a ver pornografía en Internet, o la segunda vez cuando se hace lamer el sexo por el perro e incluso eyacula sobre el animal? Asustado y habiendo perdido su autoestima, Pedro quería ver en mis ojos si todavía lo consideraba normal y si todavía tenía mi estima. Conocía a Pedro lo suficiente como para saber que no era un mendigo de atención. Y de todos modos, cuando un adolescente, en la inseguridad de sus catorce años, pide cita a un psicólogo de terceros, siempre hay un sufrimiento y una pedida de reconocimiento por el otro que merece ser escuchado con urgencia. En ambas ocasiones, conseguí hacer un hueco a Pedro en mis consultas durante la semana: Siempre he hecho mía la venerable recomendación de Evelyne Kestemberg de que, cuando se trabaja con adolescentes, es mejor mantener uno o dos lugares libres cada semana por lo inesperado de su relación con el tiempo.

 

 

 

A este respecto, también pueden leer en el anexo IV el intercambio de correos electrónicos de una joven adulta que se sentía muy culpable porque, de niña, había incurrido ocasionalmente en la zoofilia: La zoofilia en la infancia y la culpa ¡Aquí, el miedo a ser anormal, enfermo mental, se añade regularmente a la culpa! 

 El hecho de que el juego sexual tenga lugar dentro del grupo de hermanos también se analiza a veces con demasiada rapidez como una actividad incestuosa por parte de un niño mayor o un adolescente joven en particular, pese que habría bastado con poner fin a la repetición. A este respecto, el anexo V contiene un intercambio de correos electrónicos de una joven adulta que se sentía muy culpable porque, de niña, había participado en unos juegos sexuales con su hermano: " Enorme culpabilidad sexual por unos juegos sexuales en la hermandad”

III. Culpabilidad de las ex-víctimas por haber participado en los abusos.

Parece paradójico, pero es bastante común que el joven experimente sentimientos de culpa durante y después de ser abusado. Para el profesional acompañante, estos sentimientos suelen parecer poco razonables: ¡una especie de doble castigo! Más raramente, parecen estar bien fundadas, sin hacer al joven el principal responsable de lo que ha sucedido: volveré sobre esto.     

He aquí una lista no exhaustiva de las fuentes de culpabilidad en la (ex)-víctima; es probable que se combinen en ella:       

- Haber traicionado la palabra dada al abusador para guardar el secreto.

 - Haber causado dificultades relacionales o/y materiales en la familia.

- (Especialmente en situaciones que se empantanan), ser la causa de una interminable tormenta social entre adultos y/o instituciones; haber perturbado el orden social.                

- Haber provocado la infelicidad del abusador (hacia el que también había un apego positivo).

- A los 20 años, durante un peritaje, Ana me confía: "No pasa un día sin que piense que mi padre está mal en la cárcel; cuando era niña, era el único que me cuidaba bien”. Una investigación más profunda nos convencerá de que, más que culpa, se trata de un auténtico afecto filial, no del sentimiento de amor frustrado que a veces vemos en las jóvenes. Los padres estaban separados... el padre, más bien un buen padre durante el día, pero al anochecer abusaba de su hija sin asustarla, sin penetración, pero de forma muy viciosa en la que claramente la confundía con su "joven" esposa. Ana dejó de visitar a su padre a los 13 años porque "se estaba haciendo mayor y no quería que fuera a más (penetración)". Le denunció a sus 16 años porque no quería que su hermanastra de 8 años sufriera el mismo destino... y sin embargo, ¡una parte de ella resultó realmente triste!

 

        

- Haber sido elegido un día por el abusador. ¿Por qué? ¿No será porque uno es particularmente débil, pésimo, pasivo... o incluso predispuesto al mal?

- Haberse dejado maltratar demasiado; no haberse defendido eficazmente; no haber pedido ayuda rápido y bien.

- (Especialmente cuando el maltrato es suave), tomar alegría (en la relación positiva con el abusador) y placer (físico, especialmente en las zonas genitales); cooperar activamente; pedir más.

- Provocar al agresor para que comience o repita. En referencia al futuro placer sexual, o al bienestar relacional, o/y a la alegría de sentirse el favorito, en relación con los hermanos, en relación con el otro padre.        

- Y así sucesivamente. 

  • III. ¿Cómo tomar a cargo la experiencia de la culpabilidad infantil?
  • I. Generalidades
  1. Dentro de un enfoque psicoterapéutico global, en el que un joven y un profesional discuten sobre muchos temas, la culpa sexual se expresa a veces de forma espontánea; en otros casos, es el profesional quien adivina su existencia y fomenta su resultado: "(En tal o cual ámbito), ¿es posible que te sientas culpable? ¿Responsable? ¿Por qué te parce mal...?
  2. Una actitud esencial es, pues, escuchar, ayudar al joven a desplegar lo que piensa y siente: ¿Qué culpa se atribuye a sí mismo? ¿Cómo lo vive (pensamientos, sentimientos, perspectivas de futuro, etc.)? ¿Es la primera vez que se siente culpable? ¿Por qué él? ¿Qué ha sucedido y qué puede estar sucediendo todavía en su interior que ha provocado el acto que considera incorrecto? ¿Qué piensa de sí mismo? ¿Cómo ve su futuro? ¿Lo saben los demás? ¿Qué le han dicho? ¿Consecuencias de su comportamiento? ¿Ha hecho o piensa hacer algo para repararlo? ¿Es diferente a los demás? ¿Qué lugar reconoce para la culpa en la psique humana? etc.: todas las preguntas posibles, que deben elegirse juiciosamente, junto con otras, posiblemente tópicas, si es necesario para estimular la expresión de lo que siente el joven.

 

A lo largo de esta dinámica de escucha, la benevolencia, la empatía y el compartir emocional apoyan la expresión del joven y le animan a ir más allá. "Si esto es lo que piensas, qué duro... triste... (y posiblemente injusto) para ti...". "¿Cómo afrontas lo que sientes? ¿Cuáles son las consecuencias en tu vida?”

3. En varios casos, estoy convencido de que la culpa que experimenta el judío es excesiva o indebida y me gustaría contribuir a un cambio en su análisis cognitivo y, en consecuencia, en su experiencia vivida.

 Para aliviarlo, nada es tan ineficaz como la técnica estándar norteamericana, escupida una y otra vez en las series de televisión: mirarle tristemente a los ojos y decirle, con temblores en la voz, "Pero no, no eres responsable de nada... no fue tu falta". Esta afirmación rápida y simplista no arraiga, ipso facto, en la mente del joven como semilla de una buena idea... o incluso puede sentirse culpable por no poder cumplirla y desagradar al profesional que, en cierto modo, se lo está ordenando.

Por lo tanto, se trata más bien de provocar suavemente una diferencia de convicción en cuanto a la existencia misma de la falta, su importancia o sus componentes. Invitando a nuestro interlocutor a reflexionar: "Dime otra vez por qué crees que esto está mal, ¿qué significa mal? ¿Quién dice que no podemos?” Y de paso, le diremos amistosamente que, aquí y allá, no entendemos ni valoramos las cosas como él y por qué: la confusión que reina en torno al concepto de falta, las razones que guían a muchos padres, etc. ¡Le invitaremos a seguir su reflexión y a elegir por su cuenta, en su alma y en su conciencia, lo que le parece verdadero! Si se aferra a su idea inicial, podemos seguir compartiendo emociones: "Me parece triste e injusto para ti que siempre pienses...".

4. Incluso con esta delicadeza, no siempre logramos cambiar la convicción del joven del joven de una culpabilidad que nosotros, como adultos, consideramos indebida, ¡por la persistente inmadurez de su conciencia moral!

En un momento bien elegido, sin prolongar el debate, debemos reconocer la diferencia de análisis de lo que es "falta", que persiste entre él y nosotros, sin hacerle violencia (por ejemplo, recurriendo a una especie de seducción intelectual; es decir, sin ponerle involuntariamente en falta, una vez más porque rechazaría nuestra "sabiduría").

Sin embargo, incluso entonces, sigue existiendo la posibilidad de aligerar la carga de esta experiencia. He aquí algunas formas:

-Paradójicamente, el solo acto justo anterior ya puede contribuir a ello, al borrar la impresión de que está desobedeciendo, esta vez al profesional.

- De vez en cuando, por ejemplo, a los tres meses, podemos volver y comprobar la posible evolución de su conciencia moral.

- Indicarle que seguimos valorándole y respetándole como persona, a pesar de lo que él se empeña en identificar como faltas; señalarle todos los recursos positivos, todas las buenas acciones que está haciendo también.

-Ayudarle a cambiar de opinión sobre la enormidad de su supuesta falta.

- Hablarle de la posibilidad de perdonarse a sí mismo y de reparar, que sólo tienen sentido en términos de su subjetividad.

-Examinar también si necesita confesar "su culpa" (por ejemplo, a sus padres) para sentirse mejor; ayudarle a hacerlo si es necesario.

- Discutir la universalidad de la transgresión, el deseo de desobedecer y desafiar, y la universalidad de la culpa, del Bien y del Mal: sus compañeros también cometen transgresiones y faltas, ¡y también nosotros que le escuchamos!

  1. II. El sentimiento de culpa en el joven autor de un abuso real

Recuerden que puede ser ninguno, inmediate, rápido o (muy) retardado

  1. a) En este campo, el profesional que escucha es básicamente de la misma opinión que el joven que se expresa: él también piensa que se ha cometido una falta y que es correcto, e incluso deseable, que el joven se sienta culpable por ello. Puede hacérselo saber con empatía, sin juzgar duramente al joven como si el, el adulto, fuera siempre perfecto: "Sí, es cierto para muchos de nosotros... cuando somos personas normales y hemos cometido una falta, después no estamos contentos con nosotros mismos... nos arrepentimos... condenamos lo que hemos hecho desde dentro".
  2. b) Este reconocimiento "conjunto" del profesional y del joven autor no termina con una única toma de conciencia general: se invita al joven a volver a expresar lo que ha hecho, concretamente, con algunos detalles, y lo que le ha motivado. A continuación, se abordará de nuevo el tema de la culpa, pidiéndole al joven que elabore lo que le hace sentir culpable: el daño causado a la víctima... a su familia... a sí mismo; el daño a su autoestima, el miedo al castigo, el miedo a dejar de ser querido, el miedo a ser señalado, a haber perdido la confianza de sus allegados, etc.

Antes o después, permaneciendo en el registro de las palabras, el profesional puede invitar al joven a no dejar que su sentimiento de culpa le invada intensa y eternamente, como si fuera el peor monstruo del mundo. Esta es otra aplicación de la "diferenciación" mencionada en el párrafo anterior, pero la dinámica es la misma. Invitará al joven a perdonarse a sí mismo dentro de los límites de lo posible, y también a "lidiar con ello", a poner lo que queda de su culpa en un capítulo de su libro de vida, y a confiar de nuevo en sus recursos positivos.

  1. c) Además, la gestión social de la culpa no se limita al reconocimiento de la responsabilidad personal y la culpa que conlleva.

Podemos preguntar al joven si quiere intentar reparar el daño directamente a la ex víctima: algunos tienen demasiado miedo de hacerlo -y no se les debe obligar a ello-; otros escriben una carta de disculpa, algunos incluso piden una mediación. Pero la ex víctima es, por supuesto, libre de decidir cómo responder.     

Lo que a menudo queda por resolver es: la reorganización del espacio vital (distanciando a la víctima del agresor); el castigo; la reparación social mediante actos constructivos (La sanción y la reparación pueden solaparse parcialmente); el posible recurso a las autoridades judiciales: todos ellos temas que exceden el alcance de este artículo.

III. Cómo lidiar con la culpa de las ex víctimas

Podemos remitirnos a lo expuesto en la sección I "Generalidades"

Retomemos un u otro de los temas de la culpa mencionados anteriormente, como guía de la dinámica de la diferenciación:

a). Por ejemplo, la activación de las zonas sexuales del cuerpo proporciona placer a la mayoría de los humanos, incluso a los jóvenes, incluso a los prepúberes, siempre que se haga en un ambiente suave, sin violencia ni miedo. Este aumento del placer, real pero todavía modesto antes de la pubertad, no está realmente bajo el control de la voluntad. A veces hay un deseo natural de continuar en ese momento, de ser cooperativo o activo, e incluso de provocar una reaparición. Sin embargo, el adulto -o el abusador, incluso un adolescente ya mayor- debería haber recordado su deber de educar, ¡prohibiendo este placer intergeneracional o cuasi!

b). ¿Y si se hace sentir al joven una culpa por el daño causado al abusador -imaginemos uno muy cercano, como su padre-? ¿Tenía derecho a poner fin a su propio sufrimiento, al sufrimiento de los abusos, denunciando al autor?    

El profesional puede llamar su atención sobre cuál era su intención en ese momento, cuando denunció. En efecto, la intención es la base de la responsabilidad y posiblemente de la culpa, y no el resultado.

Y la intención más probable de la víctima era protegerse de las agresiones de un peligroso agresor, una especie de demonio que surgió más o menos inesperadamente de las insondables profundidades de su padre…un demonio, vomitado por la boca de un papá quizás más adecuado en su vida en general (¡esperemos que así sea!). Si su papá, en otras circunstancias, podía ser positivo, no era su papá lo que el niño rechazaba, sino bien el demonio, y puede entristecerse si el castigo agrupa al "diablo-que-salió-de-nada" y al papá-que-es-bonito". Sentirse triste, pero no culpable: No había otra forma de actuar.

  1. c) Me abstendré de entrar en detalles sobre otros posibles temas de culpabilidad, en los que el profesional puede ayudar al niño a pensar de forma similar.

Tres observaciones finales:

a). El profesional puede aprovechar momentos concretos para introducir una reflexión general. Por ejemplo, una reflexión sobre la sexualidad: su lugar en nuestra vida y en la del joven; o una reflexión sobre el Bien y el Mal, lo permitido y lo prohibido, la culpa, la intención, la responsabilidad...

 b). También puede indicar al joven que no está solo en el mundo al experimentar las cosas como son. "Otros niños que han sido maltratados como tú sienten después lo mismo o algo parecido: se sienten tristes o culpables, como tú, porque... y nosotros intentamos que estén menos tristes, y sobre todo menos culpables, para devolverles la sonrisa ayudándoles a reflexionar.”    

c). Los niños mayores, sobre todo ellos, pueden reprocharse haber provocado al adulto o haber disfrutado demasiado de la aventura. ¡Y a veces el profesional los encuentra "objetivos" cuando se expresan así! Sin embargo, esta participación activa del joven no elimina en absoluto la responsabilidad principal del adulto que ha descuidado su deber educativo.

Sin embargo, me parece injusto e irrespetuoso presionar al joven para que se identifique como pura víctima. Se puede reconocer una cuota de responsabilidad: el joven lo realmente pide. "Es cierto... probablemente no debiste... fuiste a buscarle... le pediste más. Le provocaste más o menos".

«¿Y qué podemos aprender de esto?” El intercambio de conocimientos que sigue podría llevar al joven a admitir alguna falta personal y luego a perdonarse a sí mismo, y a gestionar mejor su sexualidad en el futuro: sólo provocar o seducir a personas de su edad; sólo perseverar si son o llegan a ser plenamente consentidores.

  1. IV. Cómo lidiar con la culpa generada por un juego sexual “normal”?

Se basa en gran medida en la que acabo de esbozar para las ex víctimas que se sienten culpables contra todo pronóstico.

a). El profesional puede llegar a "cebar la bomba" que abre la confianza: "¿Cómo te sientes ahora que sabemos lo que hiciste? ¿Cómo te sientes con lo que hiciste? ¿Es bueno, es malo, no es ni bueno ni malo, es parte de la vida? ¿Por qué crees que los niños de tu edad hacen esto? Etc.” 

Si el joven menciona que se siente mal, y más concretamente culpable, ayudarle a expresarse y a desplegarse; escucharle con empatía; volver a Re expresar a su intención lo que creemos haber entendido que estaba experimentando y pensando: ya lo he explicado con detalle.

b). Ayudarle a "pensar" su sexualidad: el núcleo de lo que es; por qué la mayoría de las personas pasan de la teoría a la práctica sexual; ciertos factores psíquicos que la catalizan (la curiosidad; la necesidad de sentirse grande; el compañerismo; el gusto por lo prohibido, por el placer, etc.); lo que está permitido y lo que está prohibido según el lugar y la edad; lo que está fundamentalmente bien y lo que está mal; los ritos que rodean su buena práctica (verificación del consentimiento de todos; elección de las edades; discreción; etc.)

En el transcurso de esta conversación, aquí y allá, se plantean puntos específicos que conciernen a lo sucedido y a las preocupaciones del momento presentes en cada joven: aquí también podemos construir un conocimiento común, dando un lugar justo a su culpabilidad.

  1. c) Es importante no detenerse indefinidamente en el análisis y el diálogo sobre la culpa. En un momento sabiamente elegido, le corresponde al profesional -al menos a él- proponer "Ya hemos hablado bastante de cosas tristes por hoy". Y buscar otros focos de conversación.

 

Notas

[1] En el libro "La destructividad en el niño y el adolescente" (Barcelona: Herder 2004), discutí las nociones de falta (real) y de transgresión de la norma. La primera es un desprecio deliberado de las grandes leyes humanas, que lleva a un cierto grado de destrucción gratuita de los vivos. La segunda se refiere a las normas de grupo, a menudo interesantes para mantener la homeostasis social, sancionables por el grupo si no se respetan, pero fundamentalmente no esenciales para el respeto de la vida. No volveré a hablar de esto aquí. 

[2] En este texto, el término “niño” "menor" o "joven", sin mayor especificación, es sinónimo de menor de edad. El término "profesional" se refiere al adulto que habla con él, en una perspectiva de educación o atención psicológica. 

[3] Un cliente de 12 años acaba de ser expulsado de un colegio francés de élite, hasta que traiga un certificado psiquiátrico que lo declare “sexualmente sano”, porque mostró pornografía en pantalla a dos amigos en los baños del colegio. 

 

ANEXOS: Ilustraciones clínicas del texto

Anexo I. Una culpa renovada

Una joven adulta me escribe:

Tengo 25 años, soy francesa de origen turca, vivo en pareja y estoy muy angustiada por un recuerdo.

Cuando tenía 9-10 años, mis compañeros de clase se interesaban por el sexo, algunos se hacían los remolones y las conversaciones giraban en torno al sexo.

Esto me hizo dudar y quise "probar", así que tuve "juegos sexuales" con mi hermano, dos años menor que yo.   

Fue el roce a través de la ropa lo que me hizo descubrir la noción de placer, mi hermano nunca me apartó, creo que también estaba descubriendo la noción de sexo.         Esto sucedió 4 o 5 veces y se extendió a lo largo de unas pocas semanas como máximo.

Luego me detuve rápidamente porque me di cuenta de que estaba muy mal.

Ahora, unos 15 años después, pienso en ello todo el tiempo y me provoca una ansiedad absolutamente incontrolable que me dificulta la vida. Me hago preguntas sobre mi comportamiento. Obviamente nunca he hablado de ello con nadie, lo he enterrado, pero hoy me está causando tanto tormento que hoy me dirijo a Ud. en busca de respuestas que puedan aliviarme.

Gracias de antemano por el tiempo que se tome para responderme.

Le respondo:

Hola,

El tema que Ud. tiene que trabajar a fondo es: "¿Qué me parece muy mal en lo que ha pasado…y por qué?". La respuesta es obviamente subjetiva. Sin embargo, entre otras fuentes, se me ocurre una hipótesis: tal vez sintió que estaba mal probablemente porque, al hacerlo, estaba rompiendo una gran regla y una visión del mundo muy querida por sus padres, y todo esto en gran secreto.

Probablemente es esta audacia la que Ud. se reprocha: hacer cosas que su padre o su madre, o ambos, formalmente prohíben.

Su proveniencia de una provincia turca quizás se suma a los tabúes y experiencias: cuando tenía diez años eras una niña ... que se emancipó ... seduciendo a su hermano pequeño. Ooh, qué horrenda transgresión!!!! (estoy sonriendo) ... quizás también le aterrorizaba que hablara...

Bueno, cuénteme más si quiere. Sinceramente.

Ella me responde:

Doctor,

En realidad, nunca he tenido conflictos con mis padres, a los que estoy muy unida y que me han dado mucha libertad EXCEPTO... sobre mi vida amorosa que es tabú. Nadie habla de ello.

Mi relación con mi pareja está oculta, aunque viva con él (el hombre con el que vivo no es de la misma fe que yo, que es el quid del problema), estoy en una edad en la que quiero formar una familia y por eso tengo que decirles la verdad y todas estas cosas que están pasando me están causando ansiedad. Estoy enfadada conmigo misma por haberles mentido, la culpa es demasiado fuerte.

Tengo miedo de entrar en conflicto, de decepcionarlos, de que descubran que tengo una sexualidad, que soy "desobediente", en definitiva, que no soy el niño modelo que ellos consideran en este momento.  

Creo que todas mis angustias van unidas, no consigo desprenderme de la camisa de fuerza familiar, el camino es largo, pero tengo esperanzas y hablar con Ud. me ha hecho mucho bien.      

Gracias de nuevo por escuchar.

Le respondo:

Hola,

 Ud. Intuye bien, lo que está en el origen de su culpa y de su angustia: las falsas creencias, aún inscritas como el fuego en Ud.; entre otros la dimensión mala de la sexualidad infantil y lo alrededor de los derechos de los niños (¿niñas?) dan a su angustia una dimensión un tanto neurótica... ¿Cree Ud. que tiene derecho a diferir de la opinión de sus padres? Me contaba que siempre ha sido una niña modelo, hasta el punto de no tener nunca conflictos con sus padres... nunca, salvo en un ámbito hiperimportante y secreto de su vida: el sexo y el amor. Ahí Ud. aterriza en la vida con opciones personales, sin ser por lo menos una zorra horrible.

La perspectiva del conflicto que probablemente existirá hoy si por jamás hablaría con sus padres (un conflicto transitorio, espero de todo corazón...) despierta en Ud. el viejo recuerdo de la época en que empezó a ser secretamente rebelde...  Ud. podría hacer un trabajo mental sobre esto para encontrar más libertad interior.        

Desgraciadamente, muy a menudo, hay que volver a evocar los detalles de los momentos conflictivos de su vida (con sus padres) para recuperar su libertad, y este es un trabajo de memoria que se realiza a través de la psicoterapia. Si su malestar sigue siendo persistente, podría considerar la posibilidad de someterse a uno. ¿Vive en una gran ciudad?

Atentamente.

Anexo II. Sobre la culpabilidad diferida

Extractos del artículo : Activités sexuelles dans les fratries de mineurs : I. Synthèse (Actividades sexuales en hermanos menores: I. Sintesis) Este extracto se refiere al caso de Ethan y Lisa.

"Desde hace 3 meses, Ethan (13 años) acosa sexualmente a su hermana Lisa (9 años y medio).   Unas diez veces, ha habido tocamientos, masturbación e incluso felación. Ethan, fuerte para su edad, dominante y poco locuaz, utiliza la fuerza física que podría emanar de él para que Lisa tenga el suficiente miedo como para someterse y no se atreva a hablar de ello...Un día, en un bungalow de vacaciones en el extranjero, los padres los sorprenden "

Luego, con mi ayuda, la familia gestiona la situación correctamente a un nivel educativo y social y, además, recibo a Ethan en terapia individual durante 2 años. Y entonces, sorpresa:

Epílogo: Alrededor de su vigésimo cumpleaños Ethan vuelve a ponerse en contacto conmigo por iniciativa propia... se siente deprimido, principalmente porque su novia del momento le ha dejado. Se establece una psicoterapia individual que dura unos meses; hacia el final, está mucho mejor, tiene otra novia y me dirá un día, sin que yo le pregunte, que puede pasar una tarde entera en la cama con ella y que puede honrarla cuatro veces. Así que el tema de su hombría, hiper politicallycorrecto esta vez, y sin duda el interés que imagina que tengo en él y su hombría, nunca ha estado lejos. Y unas semanas antes, me había confiado: "Sabes, todavía pienso a veces en lo que le hice a mi hermana. ¿Cómo pude hacerle eso? Me siento tan culpable”. ¡Puerta abierta para trabajar de nuevo la cuestión de la culpa y del perdón a darse a sí mismo!

Anexo III. Deslizamiento sexual de un adolescente

Texto extraído del artículo:  Dérapages sexuels d'adolescents (Deslizamientos sexuales de los adolescentes ) (2ª carta)

Hola,

Tengo 40 años, estoy casado y tengo 3 hijos.... a la edad de 17 años fui el autor de un acto sexual sobre un niño de 8 años. Estaba en los vestuarios de una piscina bastante desierta y aproveché mi posición para "empaquetar" a este niño. Una sonrisa, un guiño y me siguió a una cabina. No pude controlar un impulso e hice que este niño me masturbara. Fue muy breve.

Inmediatamente después de este acto me sentí muy disgustado conmigo mismo y hasta el día de hoy no entiendo qué me llevó a esto. Abusé de esta niña sin violencia, sino mediante la seducción; sólo ocurrió una vez (una de más) y no volví a hacerlo.

He intentado durante todos estos años enterrar este terrible secreto dentro de mí. Ha reaparecido varias veces, siempre con el resultado de un colapso de mi autoestima y de episodios depresivos. Soy consciente del alcance de mi acción y del posible efecto devastador para este niño y su vida adulta. Intento en vano decirme que mi estado de conciencia en ese momento no me permitía medir las consecuencias de mi acción. Así que hoy estoy dispuesto a asumir las consecuencias de esto. "

Le respondo:

Estimado señor,

Me alegro por U de que hayas encontrado el valor para hablar y compartir lo que llamas "este terrible secreto", y de que confíes en mí.

Por supuesto, lo que ha hecho es un abuso, y el hombre honesto que es, obviamente, no está orgulloso de ello, y se siente muy culpable por ello. Aprecio que no esté poniendo excusas (por ejemplo, que era su minoría de edad; ¡o que no hubo abuso físico o verbal!) Excepto tal vez que, como buen adolescente, en ese momento, no evaluó adecuadamente las consecuencias (¡esto es muy típico de todos los adolescentes! así que lo más probable es que no sea una "falsa excusa")

Lee en mi libro "La sexualidad de los niños" (Odile Jacob, 2004, p. 167-172) lo que digo sobre los deslices sexuales: alguien que suele ser sociable se desvía temporalmente, y luego vuelve a encaminarse. Los motivos pueden ser variados, desde una mala depresión hasta la necesidad de experimentar una vez el poder del Mal que uno tiene en sí mismo, o la necesidad de darse placer físico a toda costa. Creo que esto le concierne al 100%.

Y ahora es el momento de perdonarse a sí mismo y, para enmendar este despiste, asegurarse de que hace suficientes buenas acciones en su vida. La humanidad de todos nosotros es una mezcla de recursos e imperfecciones, de bondad y maldad, de egocentrismo y altruismo. Su falta fue real, pero todas nuestras vidas están salpicadas -un poco más, un poco menos- de faltas reales. Cuando somos "buenos", la lucha hacia el Bien está ganada, pero siempre es una lucha. Tanto si es cristiano como si es de otra religión o laico, le invito a que medite un breve pasaje del Evangelio de San Juan, llamado el Evangelio de la Adultera»: «El que no haya pecado que tire la primera piedra... y se fueron marchando uno a uno, empezando por el mayor...". " (Jn 8,7-11) Y créeme, es un señor mayor el que le escribe, totalmente concernido por lo que se dice.

La mejor manera de reparar a este joven es darle una paz real. Lee también, en el mismo capítulo de mi libro, lo que digo sobre las espinas sexuales: “Experiencias sexuales, la mayoría de las veces aisladas, que arañan moralmente sin destruir ni pervertir realmente todo”. Mi experiencia de campo en el análisis y la atención al maltrato me hace pensar que lo más probable es que este niño viviera la experiencia como una espina: fue un momento aislado de seducción por parte de alguien que probablemente identificaba como una especie de hermano mayor vicioso, y no como una Imagen del Padre. Así que alguien del mismo grupo generacional que él, lo que siempre es menos traumático que cuando se cruza la barrera intergeneracional. Es muy probable que haya integrado rápidamente esta experiencia en su mundo interior, sin sentirse destruido por ella. Al menos eso es lo que creo sinceramente.

 Espero de todo corazón que la esperanza y la confianza vuelvan a Ud. y que sea ante todo un buen padre para sus hijos.

Atentamente. 

Anexo IV. La zoofilia en la infancia y la culpa

A continuación, un intercambio de cartas con una joven adulta que me escribe:

Buenas noches,

Le escribo después de meses de dudas. Soy una chica de 22 años.        

De niña experimenté una rareza sexual, de hecho un día por casualidad mientras jugaba sola en camisón sin bragas, mi perro en el dormitorio vino y me lamió el clítoris lo que me produjo un inmenso placer que me llevó a una especie de orgasmo.   

Tras este suceso, me invadió una inmensa culpa y vergüenza. Sin embargo, esto no me impidió repetir esta experiencia varias veces. No puedo darle una cifra, pero no me parece excesiva en mi memoria. Esta situación duró desde los 7 hasta los 10 años. Además, volví a vivir la experiencia cuando tenía 11 años. Así que ha pasado mucho tiempo desde que terminó.

Dejar de lado esta rareza sexual surgió de forma natural, una toma de conciencia cuando vi que mi perro estaba erecto que me impactó. Desde entonces no he vuelto a hacerlo.     

Además de eso, durante mi infancia tuve otras experiencias sexuales que ustedes llaman sexualidad normal.

Hoy soy estudiante y tengo una relación desde hace 6 años con un chico de 25 años.

Ahora tengo un enorme sentimiento de culpa y vergüenza que me ha causado dolor. Esto último fue el motivo de describir los hechos a mi novio, que intenta tranquilizarme lo mejor que puede. Además, resulta que no me siento cómodo durante nuestras relaciones sexuales, teniendo siempre en mente este recuerdo que me bloquea. Sin embargo, de vez en cuando consigo llegar al orgasmo.

Pienso en ello todo el tiempo, y no puedo entender la experiencia. Ahora, como adulto, esta situación me resulta chocante y me ha hecho perder la autoestima. Hoy cuando pienso en este jueguito infantil me siento mal porque sé que es algo malo y por eso me culpo diciendo que soy un don nadie y me doy asco por haber jugado a este juego. Espero que pueda darme una respuesta que me libere del asco que tengo hacia mí mismo en este momento. Estoy convencida de que debo estar sufriendo una patología psiquiátrica para haber hecho esto o que desarrollará una patología psiquiátrica en mí.       

Espero recibir su ayuda para aclarar mi problema, le deseo un buen día y le agradezco de antemano su ayuda. Gracias.

Le respondo:

Estimada señora,

Nosotros los seres humanos estamos hechos de luces y sombras, de valores nobles y de barro. Incluso cuando, en general, nos va bien, a veces queremos ir a revolcarnos en el barro y quedarnos allí un rato.      

Esto ocurre especialmente durante nuestra adolescencia: como un reto, para experimentar lo extremo, para sentirnos excepcionales (incluso en el mal), para ser radicalmente diferentes de lo que piensan nuestros padres, por el placer que nos proporciona, etc.

Pero incluso de niños, por casualidad, si somos curiosos, despiertos y algo hedonistas, ya podemos ir a probar estos placeres, que inmediatamente adivinamos como "prohibidos", fuera de la cultura. Lo ha hecho pasando por una serie de experiencias zoofílicas. Y durante un tiempo, su necesidad de placer fue suficiente para que pusiera entre paréntesis su culpabilidad y su vergüenza.

A los once años, supongo que ya estaba bien informada sobre la vida. ¿Había ya visto alguna vez la erección de un niño o de un hombre? No importa, porque a través de la erección de su perro intuyo que "la cosa iba en serio" y que no estaba sola en su búsqueda de placer: su perro también lo estaba, y sólo Dios -o el Diablo- sabe lo que puede hacer un perro con una erección... Por precaución, por miedo a las consecuencias -de repente la sexualidad ya no era un juego-, y quizás también por respeto a su perro, lo paro en seco: me parece acertado y bonito por su parte.  

Para otros, para mí, el reto de lo insólito y la búsqueda de momentos "sulfurosos" de placer era otra cosa. Pero ninguno de nosotros, excepto los muy neuróticos, somos permanentemente políticamente correctos y todos probablemente seguiremos probando la fruta prohibida en alguna ocasión. Lo que está realmente mal, a mis ojos, es cuando nuestras dimensiones y ejercicios anárquicos hacen sufrir a otros o/y violan su consentimiento... Lo cual no era su caso: ¡no le oigo decir que obligo a un hermano de cuatro o cinco años a ver cómo le lamia el perro!

Sin embargo, comprendo que se sienta culpable, avergonzada y triste de que estas experiencias hayan existido: en efecto, no son las más gloriosas de cualquier vida.

Pero entonces, como dije al principio, todos estamos hechos de luz y sombra.

No me parece que esté amenazada por ningún tipo de enfermedad psiquiátrica, aunque, imagino, si su madre hubiera captado lo ocurrido, probablemente habría gritado "lo que estás haciendo aquí es una locura". Por el contrario, la carta que me ha escrito muestra una gran sensibilidad y riqueza humana.

¿Y ahora qué? Sería injusto seguir abrumada por esta culpa. Intente tener la suficiente ternura y confianza en si misma para aceptar este lado imperfecto de la naturaleza humana en general y la suya en particular, para perdonarse a si misma.

Y así, regálelas a si misma, a los demás, a sus padres y a su amigo, el regalo de sus recursos positivos, sanando al menos este mal recuerdo, que se ha convertido en un trauma en Ud.    

Tuvo la intuición de que su pareja era suficientemente madura, cariñosa y con los pies en la tierra como para apoyarle. Así que su corazonada era correcta. Dicho esto, no siempre es necesario arriesgarse a que nos rechacen contándoles a nuestros seres queridos los faltas errores que ya han pasado. 

Si esta carta no es suficiente para calmarle, no dude en hacer un poco de psicoterapia individual: si me dice dónde vive, quizá puedo recomendarle a un colega que conozco personalmente.

Anexo V. Enorme culpabilidad sexual por unos juegos sexuales en la hermandad

Me escribe una joven adulta:

Estimado señor,

Ahora soy una mujer de 34 años. Cuando tenía unos 10 años experimenté algunos juegos sexuales con mi hermano, que es un año mayor que yo. Desde hace algún tiempo, este recuerdo ha vuelto a mí, a raíz de un cambio en mi vida (tras mi matrimonio hace dos meses).

Un mes antes de mi boda, pasé por varias etapas, incluyendo ansiedad, depresión, miedo, con por supuesto un enorme sentimiento de culpa, y una tendencia a desproporcionar las cosas. De hecho, hasta ahora estaba convencida de que tenía una relación incestuosa con mi hermano basada en lo que usted define como amor posesivo y exclusividad. Abrumada por la vergüenza y la culpa, he intentado dar un paso atrás y analizar los pocos recuerdos que tengo de este periodo para entender si la exclusividad y la costumbre se impusieron y convirtieron nuestro juego en un verdadero incesto o no.

Sólo recuerdo dos "incidentes", el primero en el que jugamos a besarnos en la boca mientras estábamos completamente vestidos, y sobre todo impulsados por la emoción de descubrir algo y romper una prohibición. El segundo día, cuando habíamos superado una segunda etapa, en la que el descubrimiento de nuestros cuerpos mezclaba tanto la curiosidad infantil como la imitación mecánica erótica, recuerdo, por ejemplo, haberle hecho una felación y haberme frotado contra él ¡en mis bragas! Mi hermano se asustó mucho al verme así, ya que recuerdo claramente que intentó apartarme mientras me frotaba contra él y finalmente lo consiguió. La vergüenza, la ansiedad sobre todo (soy bastante ansiosa por naturaleza desde pequeña) y la culpa se apoderaron de este episodio. Después de varios días de pérdida de apetito y de fuertes sentimientos de culpa ligados tanto al descubrimiento sexual como a la constatación de que esas cosas no se hacían entre hermanos, decidí contárselo todo a mi madre, entre lágrimas por supuesto, pensando que mi vida se iba a arruinar por ello. Necesitaba hacerlo, aunque vivía con el miedo de perder el amor de mi madre (recuerdo que a los 10 años estaba convencida de que ya no me querría y que no me consideraría "normal")

Le cuento todo esto porque estoy llegando a la conclusión, al rememorar y escribir mentalmente estos recuerdos, de que lo que hice con mi hermano mayor fue sólo un juego, eventualmente interrumpido por un hermano asustado y probablemente por un superyó vergonzoso. Mi pregunta está relacionada con la autenticidad de mis recuerdos... ¿piensa usted, como psiquiatra infantil, que puedo haber suprimido otros recuerdos y sólo recordar los dos episodios que acabo de contar? En otras palabras, ¿podría haber olvidado otros juegos, mucho más duros, que me harían haber tenido un incesto real con mi hermano pero que inconscientemente estoy tratando de atenuar el dolor de tal posibilidad?

Agradeciendo de antemano.

Le respondo:

Buenos días, señora,

Permítame ante todo expresar mi admiración por la finura de su inteligencia sensible... pero desgraciadamente algo torturada, al menos para esta cuestión sexual que usted trabaja en profundidad.

Científicamente, no creo que sea posible que haya ocultado otros juegos más duros. El miedo y la vergüenza fueron demasiado abrumadores después de ese primer escarceo sexual (si se me permite decirlo) como para prohibir que nazca y crezca en Ud. el más mínimo deseo de volver a hacerlo.

Al leerle, tengo la impresión de que, Ud. y su hermano se querían bien, pero con un afecto no incestuoso: ¡cuando hay incesto, no se para después de unas partidas! No va el autor a contarle nada a su madre: está poseído por un demonio tenaz que le marea y rompe todos los tabúes, y esto durante un periodo de tiempo muy largo.

Pero ya Ud. ve que si sus juegos le daban un poco de placer -eso es humano- también le proporcionaban mucho más miedo y vergüenza, ¡y los dejo espontáneamente casi de inmediato!

Pero creo adivinar, al leerle, que, u es una persona predispuesta a la angustia y, al menos, a cuestionarse con la culpa. ¡Esto es algo muy pesado para vivir! ¿Es su "naturaleza" (sus genes) o uno (o los dos) padres tuvieron el arte de sembrar la ansiedad y la culpa en la niña probablemente muy sensible que era?

Es habitual que esos recuerdos -malos a sus ojos- resurjan en determinados acontecimientos de la vida, como una relación amorosa y, más aún, su consagración simbólica mediante el matrimonio. Es como si una voz de infelicidad dentro de Ud. (el superyó, como dicen los psicoanalistas) le dijera: "¿Cómo te atreves a casarte, tú que has hecho tales horrores? Si tu marido lo supiera, masacraría a la chica sucia que eres"... Y su miedo a no ser amada por su madre se convierte en un miedo a no ser amada por su marido...

Lo dejaría al margen y me entregaría a él con alegría y confianza, pensando que soy una buena chica...

De hecho, ¡practique el pensamiento positivo! Cuando este tipo de recuerdos y culpas salgan a la superficie, haga un poco de relajación respiratoria, grite en silencio en su cabeza: "Para... cuando descubrí mi sexualidad, nunca hice nada de lo que hacen la mayoría de los niños". ... y luego oblíguese a pensar en otra cosa que sea alegre, agradable para Ud. (por ejemplo, los buenos besos de su amante... la forma agradable de hacer el amor... o simplemente unas buenas vacaciones).

Saludos cordiales.