En cliquant sur "J'ai compris!", vous acceptez les cookies nécessaires au bon fonctionnement de ce site web.

Culpabilidad sexual en niños y adolescentes, víctimas o  autores de  abusos, y en las prácticas sexuales "normales"Descripción, toma a cargo e ilustraciones clínicas.

&I. La naturaleza de la culpabilidad.

En este artículo, hablo de la culpabilidad subjetivamente experimentada, y no de la designación social de un supuesto culpable, responsable de haber realizado un acto objetivamente malo, o simplemente de haber transgredido una norma[1].

I. A partir de los 5 o 6 años, el centro de la experiencia de culpabilidad es una realidad interior, que se piensa y se vive: un pesado remordimiento; la certeza o casi certeza (duda profunda) de haber hecho algo malo, y por tanto de ser malo, y el arrepentimiento de haberlo hecho; con un peso que pesa sobre el pecho, un malestar difuso, un torrente de tristeza.

Este remordimiento va acompañado casi inevitablemente de:    

- Ideas y afectos ansiosos: ser castigado, ser abandonado por los seres queridos; ser puesto en la picota públicamente (después del pecado original, Adán y Eva se dieron cuenta de que estaban desnudos, y por tanto, posibles objetos de burla, y por tanto, tan vulnerables).      

- Pérdida de autoestima: "He hecho algo malo... soy malo, perverso... No tengo consistencia para resistir la tentación, no tengo valor... todo el mundo lo sabrá... seré castigado... ya no seré amado... estaré solo, abandonado...". 

- Y, en consecuencia, una experiencia depresiva más o menos fuerte, hasta la desesperación.

De forma más inconstante, existe también una experiencia de vergüenza: la impresión de haber sido sucio, repugnante, ridículo y, por tanto, susceptible de ser objeto de desprecio y burla por parte de los demás.

Antes de los 4, 5, el niño pequeño puede tener ya la presciencia de que ha cometido una falta, pero el pensamiento personal no está todavía muy elaborado, la experiencia que sigue es todavía bastante confusa, centrada en afectos de ansiedad a veces muy fuertes, y más relacionada con la presencia externa de una figura de autoridad que presencie la llamada exacción. Si el adulto no está presente, durante algún tiempo prevalecen ideas como  "No estabas allí para probarlo, así que no fui yo".

II. La experiencia de culpa se expresa en dificultades para conciliar el sueño (el "sueño de los justos" ha desaparecido) y en pesadillas. También está en el origen de un comportamiento sombrío, en el que la alegría de vivir y la creatividad están embotadas; también hay signos de ansiedad y de evitación de los demás, especialmente de las figuras de autoridad, (ya la mirada es esquiva). A veces, el joven[2] afectado se inflige voluntariamente uno o varios castigos. Más a menudo, los busca inconscientemente: son unos fracasos, el negativismo, e incluso la compulsión a reincidir, para demostrarse a sí mismo que es malo.

III. La idea de lo que es una verdadera falta evoluciona con el tiempo y no con la misma maduración en todos. Sólo en la segunda adolescencia una parte de los humanos se remite únicamente a su conciencia moral para definir una falta (o acto malo, o violencia) como una destrucción gratuita e intencionada de uno mismo, del otro o de sus bienes legítimos e incluso de todos los seres vivos.

Antes, cuanto más joven es el niño, más tiende a pensar que:

- La culpa es el resultado: si rompió un jarrón sin querer, ¡está mal! Hay que señalar que este remanente de pensamiento infantil reaparece de vez en cuando, incluso en los adultos: si un automovilista que conduce correctamente mata accidentalmente a un peatón descuidado, no sólo se siente triste -lo cual es comprensible- sino que a menudo también se siente culpable, y se angustia ante la idea de un castigo que no merece.     

- La falta es lo que papá y mamá (y otras autoridades morales que el niño respeta) dicen que es una falta: la moral aquí es heterogénea, convencional. Ahora bien, sabemos que mamá y papá exageran, es decir, que no sólo indican faltas reales en referencia a su propia conciencia moral. También imponen mil reglas de conveniencia personal, familiar o de grupo, y a menudo califican de falta, ni más ni menos, la transgresión de estas reglas.      

Y así, cuanto más joven es el niño, más a menudo considera como verdaderas faltas no sólo actos que lo son, a nuestros ojos de adultos también, sino también numerosas transgresiones del orden familiar (y social cercano). Por ello, la tarea de eliminar "profundamente" la culpa del niño puede ser delicada, porque a veces podría llevarle a dudar de la validez de las instrucciones de los padres (por ejemplo, en relación con un juego sexual banal).

IV. La experiencia de culpabilidad no siempre es la consecuencia de una falta o supuesta falta reciente, incluso cuando parece ser la fuente consciente central: Esta causalidad lineal exclusiva es poco frecuente. Constituyen una caja de resonancia:

- El recuerdo de otras faltas, similares o no, que el joven aún no se ha perdonado

El hecho de que, mucho tiempo después, el joven esté a punto de cometer o haya cometido una transgresión o una falta que evoca la cometida durante la infancia. Entonces, esto resurge, con la culpa asociada. Esto es lo que los psicoanalistas llaman "memoria de pantalla". Leerán una ilustración de esto fenómeno en el anexo I: La culpa reactualizada.       

- La actitud habitual de los padres. Se puede dividir en un gradiente:

En un polo, a menudo se muestran descalificadores, se apresuran a culpar al joven y, aunque ignoren la falta actual, las huellas introyectadas de sus condenas anteriores se reactualizan en el psiquismo del joven, como el agua que se filtra en las grietas de un dique (la capacidad de represión del joven) aquí demasiado friable

En el otro extremo del espectro, la actitud de los padres es en sí misma psicopática o infantilizante, y distrae al joven de la idea de sentirse culpable: "No nos importa... No se ha visto, no se ha tomado... No lo has hecho a propósito, querida".

En el centro, los padres reconocen la existencia de faltas y transgresiones reales, culpando al joven por ellas, pero también ayudándole a experimentar desde dentro que la relación entre el bien y el mal es universal, que siempre se puede perdonar y mejorar. Además, son capaces de reconocer los recursos positivos del joven.      

- La relación previa usual con la víctima.

Por ejemplo, una hermana mayor tiene una rivalidad constante con su hermano menor y trata de contenerse para no atacarlo con demasiada frecuencia. Ella puede sentirse inmensamente culpable por haberle dañado "para siempre" por un breve juego sexual consentido.

Incluso vemos a los niños, especialmente a los más pequeños, consumidos por la ansiedad y la culpa porque su hermano o hermana rival ha tenido un accidente grave. Esto se debe a que ocasionalmente tenían pensamientos de muerte hacia la víctima del accidente y tienen miedo imaginario de los efectos del pensamiento mágico.

V. El surgimiento de la culpa suele producirse rápidamente después de la falta o la transgresión. A menudo, pero no siempre.

- Algunos jóvenes sufren un trastorno de la personalidad que les hace escapar radicalmente de cualquier culpa. Los describí en el libro "La destructividad en el niño y el adolescente (Barcelona: Herder 2004): jóvenes con una personalidad psicopática, delincuente o perversa. Esto existe también si hay un retraso mental grave o un delirio psicótico completo en el origen del comportamiento destructivo.

- Otros consiguen reprimir sus experiencias de culpa y justificar lo que han hecho (por ejemplo, actos de odio vengativo producido por los no queridos en la familia o la sociedad).

- Otros son muy inmaduros, en pleno impulso puberal y muy centrados en sí mismos en el momento en que se entregan a un acto malo (por ejemplo, en plena pubertad, abusar sexualmente de una hermana menor).

Poco a poco, a medida que maduran, a medida que se socializan, posiblemente con la ayuda de un profesional, toman conciencia del sufrimiento de la víctima y de lo inaceptable de su omnipotencia: la culpa puede aparecer después del hecho, a veces años después.

ILL. Ethan había abusado de su hermana Julia (9 años) a los 13 años durante 2, 3 meses hasta que le pillaron.        

Años después, me cuenta que fue alrededor de los 16 años cuando realmente se arrepintió de haber hecho daño a su hermana y que ese pensamiento le viene con bastante frecuencia. (Véase el estudio de caso Ethan y Lisa, en el artículo: Activités sexuelles dans les fratries de mineurs : I. Synthèse  Actividades sexuales en hermanos menores de edad: I. Resumen). Un extracto del mismo se encuentra en el Anexo II.        

& II. Actividades sexuales  fuentes de culpabilidad

Me centraré principalmente en aquellos en los que el joven no es un practicante solitario.       

I. En el joven autor, después de un abuso deliberado

  1. La culpa, por desgracia, no siempre está presente: Acabo de referirme a esos jóvenes cuya personalidad es establemente asocial o antisocial, y que sólo piensan en la búsqueda de placer o en la dominación a cualquier precio.

2. Para otros, es diferente: el abuso es tanto más una fuente de culpa porque el joven suele ser sociable, lúcido y tiene una conciencia moral "normal". Pero incluso él puede pasar por una mala racha.

De todos estos jóvenes hablé en el artículo "«  Ados auteurs d'abus ou de pseudo-abus» (Adolescentes que abusan o seudoabusan)".  

 En algunos casos, la mala racha se limita a un deslizamiento y la culpabilidad rápida es estructuralmente parte de la dinámica de la misma. [Artículo:  Dérapages sexuels d'adolescents (deslizamientos sexuales de adolescentes)] Encontrarán una ilustración clínica en el Anexo III.

     3. También vemos la aparición ligeramente retardada del sentimiento de culpa en muchos jóvenes que se han dejado arrastrar por el arrebato de un pequeño grupo, en la vida real o a través del mundo digital. Entre otras cosas, si se les descubre después y si la comunidad de adultos les llama la atención sobre lo inaceptable de su participación.

II. Después de una actividad sexual sana, “natural”

Incluso si tiene lugar en un grupo de edad homogéneo, con el consentimiento mutuo, el simple juego sexual, que es perfectamente "normal" en el contexto del desarrollo, puede sin embargo ser una fuente de culpabilidad indebida. Esta experiencia es bastante común.

A menudo se lo ha atribuido a los restos de una educación llamada "judeocristiana". Y es cierto que, durante buena parte del siglo pasado, los padres y los educadores estigmatizaron todas las actividades sexuales de los niños y los adolescentes... o no hablaron de ellas para nada, convirtiendo así la sexualidad en un misterio cuyo velo no se podía levantar.  Aún hoy, en muchas familias, sigue existiendo una brecha entre la información sexual, a veces un poco militante ("el sexo es divertido y bueno para la salud") y la reacción adulta, permaneciendo a menudo irritada, a la actividad sexual precoz, especialmente en el caso de más de un hijo[3].

Pero esta ambivalencia siempre contemporánea vivida por numerosos adultos no lo explica todo. Para muchos niños, sobre todo los más pequeños, la entrada en el campo de la sexualidad, por muy deseada que sea, es en sí misma angustiosa e inductora de culpa.


 

Una bella imagen simbólica es mejor que un largo discurso. Ilustrado por Tome y Janry, el pequeño Spirou es un "modelo" de desarrollo suave y alegremente atrevido. En este dibujo de portada, la ambivalencia está bellamente simbolizada, ya que los dos chicos son, por supuesto, uno y el mismo.

 Tocarán y "toquetearán" partes del cuerpo, normalmente ocultas, de las que los mayores y los adultos hablan con misteriosa excitación. Entrarán en un reino lleno de imprevisibilidad y de lo desconocido: la diferenciación de los cuerpos, un misterioso placer especial, la creación de la vida, la alusión a tantos gestos técnicos cogidos al vuelo en las conversaciones de los mayores... Con, como bonus, los padres o los mayores diciendo una y otra vez: "Eres demasiado pequeño para".

 Y así, el "pequeño" que va de todos modos delante, desempeña el papel del príncipe león Simba fascinado por el último cuadrado negro del reino de Mufassa (película El Rey León, R. Allers, 1994). O es Eva que empuja a Adán a morder la manzana prohibida del conocimiento. O Prometeo que quiere robar el fuego de los dioses. ¡Y conocemos los horribles castigos de todos estos audaces pioneros!       

Y así, si un joven ya predispuesto a la ansiedad, la introspección y el abundante autocuestionamiento se permite la experimentación sexual, sobre todo en compañía, y si le coge un poco de gusto, las oscuras nubes de la culpa vienen rápidamente a empañar su momento de curiosidad o de placer.       

Esto ya ocurre con la masturbación, el voyerismo y los juegos sexuales mundanos.

Es aún más preocupante si la actividad es marginal, más claramente transgresora.

ILL. Alrededor de los catorce años, Pedro me pidió dos citas de urgencia en seis meses, por correo electrónico. Pedro, un joven bien educado, un poco demasiado serio, un poco tenso, que tiene dificultades para encontrar su lugar como cadete respetado y que sufre desde hace tiempo una misteriosa enuresis. Las dos veces, es porque se fue brevemente a revolcarse en el barro y ya no se reconoce. ¿No se ha convertido uno en un alma permanentemente perdida cuando va a ver pornografía en Internet, o la segunda vez cuando se hace lamer el sexo por el perro e incluso eyacula sobre el animal? Asustado y habiendo perdido su autoestima, Pedro quería ver en mis ojos si todavía lo consideraba normal y si todavía tenía mi estima. Conocía a Pedro lo suficiente como para saber que no era un mendigo de atención. Y de todos modos, cuando un adolescente, en la inseguridad de sus catorce años, pide cita a un psicólogo de terceros, siempre hay un sufrimiento y una pedida de reconocimiento por el otro que merece ser escuchado con urgencia. En ambas ocasiones, conseguí hacer un hueco a Pedro en mis consultas durante la semana: Siempre he hecho mía la venerable recomendación de Evelyne Kestemberg de que, cuando se trabaja con adolescentes, es mejor mantener uno o dos lugares libres cada semana por lo inesperado de su relación con el tiempo.

 

 

 

A este respecto, también pueden leer en el anexo IV el intercambio de correos electrónicos de una joven adulta que se sentía muy culpable porque, de niña, había incurrido ocasionalmente en la zoofilia: La zoofilia en la infancia y la culpa ¡Aquí, el miedo a ser anormal, enfermo mental, se añade regularmente a la culpa! 

 El hecho de que el juego sexual tenga lugar dentro del grupo de hermanos también se analiza a veces con demasiada rapidez como una actividad incestuosa por parte de un niño mayor o un adolescente joven en particular, pese que habría bastado con poner fin a la repetición. A este respecto, el anexo V contiene un intercambio de correos electrónicos de una joven adulta que se sentía muy culpable porque, de niña, había participado en unos juegos sexuales con su hermano: " Enorme culpabilidad sexual por unos juegos sexuales en la hermandad”

III. En la ex-víctima por haber participado a los abusos.

Parece paradójico, pero es bastante común que el joven experimente sentimientos de culpa durante y después de ser abusado. Para el profesional acompañante, estos sentimientos suelen parecer poco razonables: ¡una especie de doble castigo! Más raramente, parecen estar bien fundadas, sin hacer al joven el principal responsable de lo que ha sucedido: volveré sobre esto.     

He aquí una lista no exhaustiva de las fuentes de culpabilidad en la (ex)-víctima; es probable que se combinen en ella:       

- Haber traicionado la palabra dada al abusador para guardar el secreto.

 - Haber causado dificultades relacionales o/y materiales en la familia.

- (Especialmente en situaciones que se empantanan), ser la causa de una interminable tormenta social entre adultos y/o instituciones; haber perturbado el orden social.                

- Haber provocado la infelicidad del abusador (hacia el que también había un apego positivo).

- A los 20 años, durante un peritaje, Ana me confía: "No pasa un día sin que piense que mi padre está mal en la cárcel; cuando era niña, era el único que me cuidaba bien”. Una investigación más profunda nos convencerá de que, más que culpa, se trata de un auténtico afecto filial, no del sentimiento de amor frustrado que a veces vemos en las jóvenes. Los padres estaban separados... el padre, más bien un buen padre durante el día, pero al anochecer abusaba de su hija sin asustarla, sin penetración, pero de forma muy viciosa en la que claramente la confundía con su "joven" esposa. Ana dejó de visitar a su padre a los 13 años porque "se estaba haciendo mayor y no quería que fuera a más (penetración)". Le denunció a sus 16 años porque no quería que su hermanastra de 8 años sufriera el mismo destino... y sin embargo, ¡una parte de ella resultó realmente triste!

 

        

- Haber sido elegido un día por el abusador. ¿Por qué? ¿No será porque uno es particularmente débil, pésimo, pasivo... o incluso predispuesto al mal?

- Haberse dejado maltratar demasiado; no haberse defendido eficazmente; no haber pedido ayuda rápido y bien.

- (Especialmente cuando el maltrato es suave), tomar alegría (en la relación positiva con el abusador) y placer (físico, especialmente en las zonas genitales); cooperar activamente; pedir más.

- Provocar al agresor para que comience o repita. En referencia al futuro placer sexual, o al bienestar relacional, o/y a la alegría de sentirse el favorito, en relación con los hermanos, en relación con el otro padre.        

- Y así sucesivamente. 

I. Dimensiones no específicas

A. Dentro de un enfoque psicoterapéutico global, en el que un joven y un profesional discuten sobre muchos temas, la culpa sexual se expresa a veces de forma espontánea; en otros casos, es el profesional quien adivina su existencia y fomenta su resultado: "(En tal o cual ámbito), ¿es posible que te sientas culpable? ¿Responsable? ¿Por qué te parce mal...? 

El profesional puede llegar a "cebar la bomba" que abre la confianza: "¿Cómo te sientes ahora que sabemos lo que hiciste? ¿Cómo te sientes con lo que hiciste? ¿Es bueno, es malo, no es ni bueno ni malo, es parte de la vida? ¿Por qué crees que los niños de tu edad hacen esto? Etc.”